Disparos 2

No hay peor muerte que el olvido


No hay peor muerte que el olvido. No hay peor tortura que te roben los recuerdos. Si quien lo hace, lo uno y lo otro, es alguien, siempre puede quedar el utópico consuelo de la venganza. Pero, ¿qué pasa si eres tú mismo quien ejecuta y no conserva, quien alienta el olvido y abandona los recuerdos?

 

Pasear por esta galería de disparos es un viaje sin destino…

 

¿Dónde fueron, dónde buscamos las miles de historias que dejaron escapar quienes abandonaron esas casas convertidas en esqueletos de vida?

¿Dónde fueron, dónde buscamos los cientos de diálogos que mantuvieron los del 146 y los del 144?

¿Dónde fueron, dónde buscamos los besos que se dieron en el corazón grabado en el mojón que fue límite y señal?

¿Dónde fueron, dónde buscamos los millones de ratos de vida vividos tras las desvencijadas puertas sarcásticamente blasonadas con candados y cadenas que ni guardan ni retuvieron?

 

Campanarios, tejados y vallas rastrean inasequibles los horizontes invocando memorias y desamores. Sobre la mesa, entre el cañón que dispara y la mirada que guía la bala, el ojo de la venganza tatuado en el martillo anticipa el castigo y la condena: muerte por inanición de recuerdos en la cárcel del olvido.

 

Fotos de Marta Fernández Moreno

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestEmail this to someone

Puede que También te Interese

2 Comentarios

  • Marta Fernández Moreno dice: 7 junio, 2016 a 12:16

    Maravilloso relato acorde con las fotografías, un placer haber colaborado con vosotros.

    Contestar
    • Revista Fiat Lux
      Revista Fiat Lux dice: 7 junio, 2016 a 14:50

      El placer es nuestro, Marta. Las fotografías son maravillosas, no merecían menos. 😉 Un abrazo.

      Contestar

    Dejar una respuesta

    Para el correcto funcionamiento de este sitio, es necesario el uso de cookies. Aceptas el uso que hacemos de las cookies? + Info

    Las cookies nos permiten ofrecer nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las cookies.

    Cerrar