Entrevistas 0

Yanet Acosta, ‘Matar al padre’


 

Comemos novela con Yanet Acosta.

Comemos su nueva novela: ‘Matar al padre’. La reaparición al otro lado del charco del genial gastrodetective Ven Cabreira, al que conocimos entre latas de fabada y botellas de White Horse en “El chef ha muerto’.

Yanet, nuestra gastrónoma de referencia, nos hace una cata y degustación preferente de la novela, mientras prepara un menú Fiat Lux para paladares muy #Black&Noir “para gente atrevida que se divierte y disfruta de la vida en lo más cerca y reconocible y en lo más alejado y soñado”.

De fondo, en ebullición absoluta, la iconoclasta banda sonora sonora del heterodoxo Cabreira al que ahora el sentido del gusto se le va y se le viene.

 

“Al padre se le mata con cabeza”

 

 

– ‘Matar al padre’, ¿hay que matar al padre?

-Por supuesto.

 

¿Por qué hay que matar al padre?

-Para trascenderlo.

 

¿Cómo se mata al padre?

-Con cabeza.

 

-El padre de Ven Cabreira, ¿cómo es?

-Un militar gallego destinado a Canarias.

 

¿Y Ven le mata?

-Habrá que leer la novela.

 

-La portada, hablemos de la portada (fotografía de su hermana) que es, sin duda, impactante y bonita. Lo que se ve en ella es a alguien pelando… ¿el corazón de quién?

-De un tomate…y es que en la novela hay mucho “tomate”.

 

-Yanet Acosta es, también, gastrónoma. Y su criatura, Ven Cabreira, padece una enfermedad que le impide saborear en plenitud la comida. ¿Con Ven Cabreira no está “matandoYanet Acosta a unade sus Yanet Acosta?

-Y tanto.

 

-Ahora Matar al padre, antes El chef ha muerto’… La muerte, siempre la muerte. ¿Es Ven Cabreira quien persigue a la muerte o es la muerte la que persigue, acecha, a Cabreira?

-La muerte está presente en cada segundo de nuestras vidas, muchos lo intentamos ignorar, otros como Ven, lo saben y lo recuerdan.

 

-No vamos a desvelar nada de Matar al padreni queremos que Yanet Acosta desvela nada de Matar al padre’… queremos que Yanet Acosta nos diga porqué hay que leer Matar al padre’.

-Porque nos hace pensar en muchas cosas: qué hay detrás de una moda gastronómica, qué hay detrás de una crisis económica, quién te queda cuando te quedas sin nada, qué hay detrás de la amistad, de las relaciones de trabajo, de las familiares y todo esto mientras la acción cabalga entre Madrid y Perú, entre restaurantes de mucho nivel y bocados de la calle, entre el hambre y la abundancia, entre quienes sobreviven y quienes creen que te perdonan la vida.

 

-Y así, como pista, ¿de qué secundario de Matar al padrehemos de estar especialmente atentos?

-Lucy Belda, por supuesto, periodista venida a menos, como tantos de nosotros en esta crisis no solo económica sino también ética.

 

-Hay un par de elementos que atraviesan las novelas de Yanet Acosta de lado a lado: la gastronomía, por supuesto, y la música. De hecho: coges una novela de Yanet, la agitas, y caen canciones. ¿Por qué lo de la música?

-Escribo pensando en un ritmo, en una canción.

 

-La banda sonora de Matar al padrees esta, pero…, ¿cuál es la canción con la que deberíamos leer esta novela?

– “Si te mueres mañana, no te quedes con ganas de nada”, dice una de las canciones que más me repetí al escribir Matar al padre. Es de un grupo peruano alternativo hecho de una mezcla racial y musical llamado Kanaku y el tigre.

 

¿Nos preparas un menú que comeremos mientras leemos Matar al padre?

-Un cebiche porque la acidez te hace salivar y te invita a seguir comiendo/leyendo con un pisco sour. Y a los que no les va este rollo, un sánguche de chancho al estilo de La Lucha en Lima con un batido de lúcuma. Así me sabe la calle limeña. A los veganos, una ensalada de quinua con un mate de coca. Así me sabe el altiplano.

 

¿Y la bebida?

-Para los que beben mientras leen, una cerveza cusqueña para no dejar de mover el dedo nervioso por el relieve de la botella. Si te va el rol alcohólico del antihéroe, White Horse solo.

 

-Ya puestos, con delantal y entre fogones, ¿nos haces un menú Fiat Lux; el entrante, el plato principal, el postre y la bebida ideales (a tu juicio) para los habitantes de Fiat Lux?

-Para Fiat Lux, un menú de tapas, donde ningún plato sea más importante que otro y todos sean igual de especiales y en el que no faltaría steak tartar, patatas bravas y helado de anko, una pasta dulce de judías rojas azuki típica del Japón. Para beber, cócteles como el Dry Martini, Bloody Mary o Negroni. Este menú me hace pensar en gente atrevida que se divierte y disfruta de la vida en lo más cerca y reconocible y en lo más alejado y soñado.

 

-Si te invitamos a comer, ¿qué pedirías?

-Hoy que hace calor y estoy en Madrid, salmorejo y pincho de tortilla.

 

¿Y qué beberías?

-Cerveza.

 

-Y entre bocado y sorbo, ¿cómo nos contarías, nos venderías Matar al padre?

-Te diría que es una aventura muy real que te gustará vivir.

 

-Van dos, ¿la siguiente de Ven ya está en tu cabeza? ¿Por dónde irá?

-Entre Madrid, siempre Madrid, y quizás Bangkok.

 

-Yanet, queremos matar al NoirPadre, ¿qué nos recomiendas?

-Destripar El largo adiós de Chandler.

 

Exquisito el steak tartar, Yanet Acosta. Buen provecho y a Matar al padre’.

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestEmail this to someone

Puede que También te Interese

Sin Comentarios

Dejar una respuesta

Para el correcto funcionamiento de este sitio, es necesario el uso de cookies. Aceptas el uso que hacemos de las cookies? + Info

Las cookies nos permiten ofrecer nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las cookies.

Cerrar