Crónicas, Libreria, Libros, Sin categoría 0

Crónicas: Literatura policiaca en Brasil


 

 

El próximo 5 de agosto, cuando tú estés (y nosotros estemos) (probablemente) comprobando la calidad de las aguas, comenzarán los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro. Un acontecimiento de nivel estelar del que aquí no nos ocuparemos, aquí sólo crimen y novela negra, pero que aprovechamos como coartada para aproximarnos en brasileiro a lo que nos gusta.

El pie nos lo ha dado un espléndido libro de relatos de varios autores brasileños titulado Río Noir y publicado por Maresia. Entre esos autores está Raphael Montes (de quien al final del texto te damos claves y coordenadas) al que le hemos pedido una aproximación al género negro de Brasil.

Descubramos juntos.

 

 

Cm0giEZW8AASwdA

.

Literatura policiaca en Brasil.

Por Raphel Montes.

 

La situación de la literatura policiaca brasileña lleva años en proceso de cambio. Además de Rubem Fonseca, maestro del género desde los años setenta, varios autores han empezado a cultivar este género, como Marçal Aquino, Patrícia Melo, Flávio Carneiro, Luiz Alfredo Garcia-Roza, entre otros. Grandes nombres como Jô Soares, Tony BellottoVerissimo, Mário Prata y Nelson Motta también han invertido en la creación de tramas detectivescas.

“Lo que define una ciudad es la historia de sus crímenes”. Alberto Mussa.

Durante la última década, cabe destacar especialmente los libros de Alberto Mussa, que se propuso crear una especie de “compendio mítico de Río de Janeiro, compuesto por cinco novelas de carácter policiaco, una para cada siglo de la historia carioca”. Hasta el momento, hay publicados O trono da rainha Jinga (que transcurre en 1626), O senhor do lado esquerdo (situada en 1913), y A primeira história do mundo (en 1567). Según el autor, “no es geografía, no es arquitectura, no son los héroes ni las batallas, (…) lo que define una ciudad es la historia de sus crímenes”. Tesis interesante, que Mussa construye a lo largo de cada historia. Vale la pena echarle un vistazo, no solo por la calidad del texto, sino también por el proyecto inusitado en la literatura brasileña.

Como lector, siempre me molestó la falta de una tradición del género en Brasil; autores dedicados efectivamente a las crime novels, con repercusión internacional. Puede que esa incomodidad fuera el motivo por el que decidiera escribir historias de misterio. En este análisis, resulta imposible dejar de lado mis dos trabajos, Suicidas (2013) y Días perfectos (2014; publicado en castellano en 2015 en Reservoir Books), que afortunadamente acabaron llegando a un público poco acostumbrado a la literatura policiaca.

No se construye la tradición de un género literario a solas, ni tampoco sin un grupo de fieles lectores. La lucha es ardua y larga. “Tradición” significa muchos autores publicando muchos libros de misterio a lo largo de los años; y muchos lectores leyendo esos libros.

Por suerte, la última década no decepciona: es fácil encontrar en las estanterías debutantes como A forma da sombra, de Fernando de Abreu Barreto, Missão pré-sal 2025,de Vivianne Geber, Quissama, o imperio dos capoeiras, de Maicon Tenfen,Colega de quarto, de Victor Bonini, O sincronicídio, de Fábio Shiva, A pedido do embaixador, de Fernando Perdigão, Ao meu ídolo, com amor, de Mariana Pereira, O assassino que mutilava Leminski, de Anisio Homem, O caso dos ossos, de Sally Satler y Carla Fernanda da Silva, República Paradiso, crimes e segredos, de Sérgio Lang, y Mat-me quando quiser, de Anita Deak. Publicados, en su mayoría, por editoriales pequeñas, estos libros confirman el creciente número de nuevos autores dedicados al género policiaco.

En la plataforma digital, el número es aún mayor. El joven Mateus Baldi lanzósus Impublicáveis contos en Amazon, por ejemplo. Chris Lauxx, especialista en literatura policiaca, ha llegado con su genial Os maiores detetives do mundo, también en Amazon. Por si fuera poco, autores que hace años que se dedican al género han publicado nuevas novelas de gran calidad, consolidando sus carreras: Em linha reta, de Tailor Diniz, Safári, de Luís Dill, Matar alguém, de Roger Franchini, Mandalas translúcidas, de Vera Carvalho Assumpção, A comédia mundana, de Luiz Biajoni, O trovador, de Rodrigo Garcia Lopes, O silêncio mais profundo, de Oscar Bessi, y Pssica, de Edyr Augusto. Libros que merece la pena leer.

Entre los veteranos, Tony Bellotto, Patrícia Melo, Luiz Alfredo Garcia-Roza y Rubem Fonseca han publicado más novelas policiacas de calidad para deleite del lector. Confirmando la valorización del género en Brasil, autores de otros géneros han hecho su incursión en el policiaco. Este es el caso del escritor Bernardo Kucinski con Alice, su primer libro de suspense; del editor Marcelo Ferroni, con Desde las paredes mi amor, los esclavos nos contempla (que será publicado por Maresia Libros este próximo octubre); del cantante Tico Santa Cruz, con el violento y delicioso Pólvora; y del vencedor del premio São Paulo, Marcos Peres, con Que fim levou Juliana Klein.

Para coronar tantas publicaciones, Rubem Fonseca, el maestro del género en el país, ganó el Premio Jabuti (el más importante de las letras brasileñas) con su libro de cuentos Amálgama. Además, acaba de publicarse la antología de cuentos Rio Noir, organizada por Tony Belloto (y de reciente publicación en España por Maresia Libros), que cuenta con la participación de varios de los autores ya mencionados, que escriben cuentos policiacos situados cada uno de ellos en un barrio de Río de Janeiro, “a Cidade Maravilhosa”.

Y llegan algunas novedades: todo indica que la antología São Paulo Noir está en camino. Companhia das Letras acaba de publicar Esta terra salvagem, un thriller sangriento paulistano escrito por Isabel Moustakas. El autor Gustavo Ávila, que publicó por cuenta propia su genial O sorriso da hiena, ha conseguido editorial. En internet, el lector de novela negra puede mantenerse actualizado a través de dos plataformas increíbles. La página “Clube do crime”, que cuelga a diario en Facebook noticias y entrevistas sobre el género en Brasil. Y la página web literaturapolicial.com en la que se pueden encontrar reseñas, sinopsis, listas, lanzamientos y promociones. Una delicia para quien disfruta de una buena novela policiaca.

Como en un ciclo natural, el mayor número de autores ha proporcionado repercusión al género y ha hecho aumentar el interés de los medios de comunicación, de las ferias literarias y, lo más importante, de los lectores. De todos modos, aún es poco. Existe un ambiente propicio para la consolidación de una literatura policiaca brasileña, pero todo está muy disperso y todavía es frágil. Debería haber más eventos, más premios, más conferencias, más intercambio y más autores dedicados al género. Espero que este artículo haya ayudado algo en este sentido. ¡Buen misterio a todos!

Sobre el autor:

RAPHAEL MONTES nació en 1990 en Río de Janeiro. Abogado y escritor, ha publicado en varias antologías de misterio. Su primera novela, Suicidas, fue finalista del premio Benvirá 2010, del premio Machado de Assis de la Biblioteca Nacional en 2012 y del premio São Paulo de Literatura 2013. Su libro Días perfectos, publicado en 2015, ha sido traducido a más de diez lenguas diferentes. Su último libro se titula O vilarejo (2016), una selección de historias macabras digna de los mejores cuentos de los hermanos Grimm, sin nada que envidiar a Stephen King, con quien se le suele comparar.

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestEmail this to someone

Puede que También te Interese

Sin Comentarios

Dejar una respuesta

Para el correcto funcionamiento de este sitio, es necesario el uso de cookies. Aceptas el uso que hacemos de las cookies? + Info

Las cookies nos permiten ofrecer nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las cookies.

Cerrar