Debate, Entrevistas 0

El estado de la nación noir (VII). Biedma y Cerdán


¿Cómo está el género negro? ¿Qué le sobra? ¿Qué le falta? ¿Hay burbuja? ¿Se lee mucho o se publica de más? ¿Para qué sirven las ferias de novela negra? ¿Y los premios? ¿Nos gusta cómo se hace la promoción? ¿Se piensa en los futuros lectores? ¿Sigue anclado en lo analógico en este tiempo digital?

.

Debatamos.

Hoy un mano a mano entre dos escritores a los que les une más de lo que separa, entre otras cosas porque están a 3.000 kilómetros de distancia uno del otro y a bastantes grados centígrados de diferencia porque uno está en Andalucía y el otro en Suecia. Son Juan Ramón Biedma y Claudio Cerdán.

Antes de ir con ellos, y sus reflexiones, y por si quieres ponerte al día, estos son los debates que llevamos:

Rosa Ribas y Víctor del Árbol.

Raúl Argemí y Julián Ibáñez.

Bernard Minier y Santiago Roncagliolo.

Empar Fernández y Maribel Medina.

Pere Sureda y Gregori Dolz.

Lorenzo Silva, Sergio Vera y Carlos Bassas.

Biedma

Cerdán

Biedma.837 4d2b4a4e-8a3b-4900-ba2b-715dddc84541
“Es probable que no persistan los autores más valiosos sino los que más venden” “Si no se crean nuevos lectores no vamos a ir todos a la mierda”

 

¿Qué le sobra y qué le falta a la novela negra en estos momentos?

Biedma: Al género de las pesquisas le falta investigación. Investigación en sentido formal –nuevas fórmulas narrativas, sobre todo las destinadas a conectar con nuevas generaciones de lectores y también moral –historias que no se ajusten a patrones de comportamiento ya desgastados. Y le sobra todo esas noveluchas resueltas según la receta del best sellers que últimamente se está haciendo pasar por novela negra.

Cerdán: Sobran intrusos y falta apertura. Es contradictorio pero cierto.

Muchos títulos, muchos autores, la autoedición… ¿Se lee tanto como se publica?

Biedma: No, ni mucho menos. Y es normal que sea así.

Cerdán: No se lee nada. Mucha gente se lanza a escribir sin tener un bagaje lector a la altura, y se nota. Es de pena. De mis amigos, soy el único que lee más de dos libros al año. No digo diez, o veinte, sino dos. Y no son idiotas, sino que tienen estudios y un nivel cultural alto. Pero no leen.

¿Por qué?

Biedma: Por la misma razón que se producen más zapatos o yogures de los que usa o consume la gente: es lógico que el productor asuma cierto riesgo y que el consumidor disponga de una oferta amplia entre la que elegir.

Cerdán: Hay que diferenciar entre el comprador de libros y el lector. El primero acumula, compra por impulso y quizá lee algo de vez en cuando. Al segundo lo ves en las cada vez más precarias bibliotecas públicas. Si no se crean nuevos lectores nos vamos a ir todos a la mierda.

Tanto autor, tanto título, tanta feria de novela negra, tanto club de lectura de novela negra, tanto reseñista/bloguero de novela negra… ¿Hay burbuja?

Biedma: No, más bien creo que falta tradición y que padecemos, sobre todo en determinadas zonas de este país, un déficit de lectores estrechamente ligado al alto índice de paro, fracaso educativo y estancamiento cultural.

Cerdán: Está de moda la novela negra, pero no toda. Se lee un tipo de novela negra, uno muy concreto, y mejor si es en trilogías. La gente quiere enigmas y asesinos en serie. La novela negra se está llenando de vicios.

Si sí consideras que hay burbuja: ¿qué quedará cuando explote esa burbuja?

Biedma: Aunque no creo en esa burbuja, sí es posible que las editoriales optimicen ganancias reconvirtiendo su dedicación al género. Es probable que, en ese caso, no persistan los autores más valiosos sino los que más venden. Peor para todos.

Cerdán: La burbuja solo explotará si no la saben manejar. Los festivales tienen que ser multidisciplinares, con más invitados internacionales, con ganchos para los más pequeños, con temas que interesen a la prensa. Poco a poco se encaminan hacia eso.

Manuscrito, edición, publicación, presentación, promoción, reseñas, ferias, firmas… Ese es el escenario en que transitamos; ¿qué le sobra y qué le falta?

Biedma: Hombre, el circuito es más o menos correcto pero el peso de la difusión recae en exceso sobre la iniciativa privada (en todos esos ámbitos, pero sobre todo de autores y editores). Y no debemos olvidar que estamos hablando de cultura y de su importancia como industria y para el mantenimiento del carácter de un país, de modo que es indispensable que haya un fuerte apoyo institucional sobre el sector como se lleva a cabo en otros países.

Cerdán: Falta dedicar esfuerzos en crear lectores. Se dice que la literatura está perdida porque compite en el mercado del ocio con el cine y los videojuegos, y que por eso caen los índices de lectura. Sin embargo, en Finlandia se lee una media de 37 libros por habitante. ¿Acaso ellos no tienen cine o videojuegos? Basta de victimismo y tomemos cartas en el asunto.

¿Cómo modernizarías, actualizarías, ese escenario? ¿O así como está vale?

Biedma: Ya he hablado de la necesidad del apoyo del sector público en el apartado anterior, pero creo que es importante señalar que los festivales negros han venido precisamente a modernizar el circuito, con recursos muy imaginativos en muchos casos, de manera que es probable que terminen sustituyendo a las presentaciones aisladas. En cuanto a la necesidad de aplicar las nuevas tecnologías es tan evidente que no es necesario mencionarlo.

Cerdán: Hoy día manda Nielsen. Creo que se debería usar como guía, no como norma. Seguro que nos perdemos grandes novelas solo porque Nielsen dice que no merece la pena apostar por ellas.

No se suele ver a mucha gente joven en toda la parte cara al público (también en la otra parte) de ese escenario al que aludíamos. ¿Qué no se está haciendo bien?

Biedma: Las raíces del problema son múltiples, desde el propio momento histórico que vivimos, en el que los libros compiten como medio de evasión con otros mucho más fáciles y visualmente atractivos, hasta las décadas de bombardeo de la literatura en los planes educativos.

Cerdán: No se sabe llegar a los jóvenes. Al final la literatura es un gueto donde siempre se ven las mismas caras. Hace falta invitar a superventas, abrirse a nuevos escenarios como el cómic o el cine. Me sorprendió gratamente encontrar a Juan Gómez Jurado y a Rodrigo Cortés entre los invitados de Valencia Negra.

¿Cómo hay que reclutar a nuevos lectores?

Biedma: Por la fuerza, sin duda.

Cerdán: Yo empecé con cómics, pasé a novelas gráficas y de ahí a libros juveniles. Los niños buscan emociones, pero no les damos los libros adecuados. No recuerdo una sola lectura obligatoria que me gustara en el instituto. También pondría atención en los cómics. Es mucho más fácil que un chaval se enganche a ellos que a un tocho escrito hace 200 años. Si alguien coge el hábito de leer desde pequeño, lo mantendrá siempre. El cómic es el paso intermedio para lanzarse a leer libros.

¿Tú qué harías, cómo lo harías?

Biedma: Lecturas obligatorias, amonestaciones, castigos corporales… cualquier método de fomento de la lectura entre los jóvenes está justificado.

Cerdán: Lo repito: con cómics, series, pelis, incluso videojuegos narrativos tipo rol. Que lean por placer, aunque sea revistas porno.

¿Qué opinas de la promoción, de cómo se promociona a las novelas (y a los autores)?

Biedma: Si conociera la alternativa la estaría aplicando en este momento –a mis novelas y a algunas de otros compañeros, pero sí tengo claro que la técnica usada por algunas editoriales de abandonar a las novelas a su suerte y empezar a apostar por ellas sólo cuando han demostrado por sí mismas su cualidad de supervivientes es bastante extravagante.

Cerdán: Funciona. Quien diga lo contrario, miente. Si no te gastas un duro en promoción, no venderás nada. Si sales en periódicos, televisiones y demás, ese mismo libro se venderá muchísimo más. Pero que nadie se engañe, ya que eso cuesta dinero. Revistas como Qué Leer cobran por reportajes publicados. No hay un periodista que diga “eh, esta novela es la leche, vamos a publicitarla en portada”, sino que la editorial les da un cheque.

¿Tú cómo lo harías?

Biedma: La respuesta va en la pregunta anterior.

Cerdán: Tal vez comprobaría lo que funciona y lo que es una pérdida de tiempo y dinero y apostaría en esa dirección.

Presentación tipo: librería, autor y presentador (generalmente amigo), público habitual + amigos/familia/invitados + algún amigo de amigo o amigo de familia o amigo de invitado, loas y alabanzas, ventas y firmas. ¿Te gusta así o tú cómo lo harías?

Biedma: El sistema no tiene nada de malo siempre que se le añada a la ecuación el número suficiente de lectores. Los lectores son siempre el problema. Debemos entender que con cada libro que escribimos estamos agravando ese problema.

Cerdán: Las presentaciones no sirven para nada. Si la librería no tiene un club de lectura interesado, no va nadie.

Ferias de novela negra. ¿Qué les sobra y qué les falta?

Biedma: Creo que las ferias son el futuro que ya ha llegado. En ellas se une el apoyo a la literatura y la promoción de su emplazamiento a efectos puramente turísticos. Les falta, por tanto, apoyo institucional y les sobra la inestabilidad de ser el producto casi heroico de unos cuantos aficionados.

Cerdán: Durante muchos años se basaban solo en un escritor presentando su libro. Por suerte eso está cambiando e invitan a policías, jueces, forenses y, atentos, hasta editores. Creo que vamos en la buena dirección, pero aún no conseguimos salir del gueto.

¿Cómo deberían ser, tú cómo lo harías?

Biedma: La potencia de la Semana Negra de Gijón, la precisión de Pamplona Negra, la camaradería de Valencia Negra, el profundo conocimiento del comisario de Granada Noir, el sentido de familia de Casas Ahorcadas de Cuenca…

Cerdán: Multidisciplinar. Nos movemos en camarillas, y así no va a funcionar esto nunca. Los del cómic crean sus salones, los de novela negra los nuestros, los de cine los suyos. Y, en el fondo, estamos hablando de género negro. Cine, cómic, novelas… son solo soportes. Mezclemos a ver qué pasa. Démosle a un chaval un cómic, luego pongámosle una peli, y después le damos el libro que adapta. Atraigamos a público de diversos sectores. Apostemos a lo grande.

Premios. ¿Qué les sobra y qué les falta?

Biedma: Si hablamos de los Premios Noir, les falta crédito entre los lectores, ese punto de penetración y respetabilidad que asegure la repercusión de los títulos. En este mismo sentido, les sobra bisoñez a algunos de ellos, pero todo se andará.

Cerdán: Los premios han perdido su significado. A los pequeños no les hace caso nadie, y los grandes siempre vuelan bajo la sombra del amaño. La gente no es tonta y desconfía.

¿Qué te traerías de lo que en otros países hacen con el género negro, en cuanto a promoción, ferias, premios…?

Biedma: Importaría de Alemania, por ejemplo, el uso de la novela vernácula de cada región como medio comúnmente aceptado por todos para conocer su geografía e idiosincrasia.

Cerdán: En Suecia hay que pagar para entrar a una feria del libro. Para acceder al Salón del Cómic de Barcelona hay que comprar una entrada. Y luego están los festivales de novela negra españoles. He visto autores presentar en Gijón delante de tres personas. ¿Es eso salud del género? No es ni normal. Si no hay lectores, si no se crea afición, nos vemos abocados a la endogamia. Y de ahí a irnos a tomar por culo hay un paso.

En este era digital, rodeados de nuevas tecnologías en constante evolución, ¿qué fórmulas se te ocurren para ‘meter’ ahí al género? Dicho de otro modo: ¿cómo hacemos el digitalnoir o noirdigital?

Biedma: Creo que hay una enorme cantidad de recursos propios del policíaco (suspense, técnicas de folletín, cliffhanger…) que podemos usar en redes sociales. Queda mucho por explorar en este universo.

Cerdán: Profesionalizándose. Hay mil revistas digitales escritas por aficionados. No suelen durar mucho. Por suerte, algunas webs y blogs se toman en serio lo que hacen y se distinguen del resto, encontrando su espacio propio.

 

 

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestEmail this to someone

Puede que También te Interese

Sin Comentarios

Dejar una respuesta

Para el correcto funcionamiento de este sitio, es necesario el uso de cookies. Aceptas el uso que hacemos de las cookies? + Info

Las cookies nos permiten ofrecer nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las cookies.

Cerrar