Debate, Entrevistas 1

El estado de la nación noir (VIII). Llorente y Barea.

¿Cómo está el género negro? ¿Qué le sobra? ¿Qué le falta? ¿Hay burbuja? ¿Se lee mucho o se publica de más? ¿Para qué sirven las ferias de novela negra? ¿Y los premios? ¿Nos gusta cómo se hace la promoción? ¿Se piensa en los futuros lectores? ¿Sigue anclado en lo analógico en este tiempo digital?

.

Debatamos.

.

Hoy lo hacen dos escritores que arriesgan, remueven y renuevan; que apuestan, se comprometen e inquietan; que exploran, experimentan y actualizan el género. Son David Llorente y Manuel Barea, son muy Fiat Lux, y dicen cosas así:

“A las ferias de novela negra les sobra escritores que pasaban por aquí”; “Les sobra parloteo y promoción”. “A los premios les falta dinero y les sobra pose”; “Les sobra miedo a lo nuevo y les falta riesgo”.

..

Llorente y Barea protagonizan el VIII Debate, los siete anteriores son estos:

Rosa Ribas y Víctor del Árbol: “Sobra machismo. Falta autoestima”; “No somos capaces de transmitir a los jóvenes que la lectura es una forma de rebeldía”.

Raúl Argemí y Julián Ibáñez: “Falta ambición estética. Sin ambición estética el texto no será más que mierda de pajarito”; “No hay colecciones juveniles de género negro”.

Bernard Minier y Santiago Roncagliolo: “Las redes sociales son el nuevo camino de la literatura”; “Si todos los premios son de editoriales a manuscritos el lector no puede participar”.

Empar Fernández y Maribel Medina: “Yo diría que sí hay burbuja noir”; “De momento creo que no hay burbuja”.

Pere Sureda y Gregori Dolz: “¿Presentación tipo? Solo sirve para halagar el ego del autor”;“¿Presentación tipo? Si hay veinte personas y se venden diez libros me doy con un canto en los dientes”.

Lorenzo Silva, Sergio Vera y Carlos Bassas: “Hay overbooking de festivales, faltan clubes de lectura”; “Para algunas editoriales lo único es vender el producto”.

Juan Ramón Biedma y Claudio Cerdán: “Es probable que no persistan los autores más valiosos sino los que más venden”; “Si no se crean nuevos lectores no vamos a ir todos a la mierda”.

.

David Llorente

Manuel Barea

 Llorente  Barea
“Falta imaginación y creatividad. Y ser audaz. Y ser valiente” “Sobra miedo a lo nuevo y presiones/influencias. Falta riesgo”

..

¿Qué le sobra y qué le falta a la novela negra en estos momentos?

Llorente: Le sobran páginas.Le falta sacar la cabeza del ombligo y aprender cosas de los otros géneros narrativos.

Barea: Le sobra gente y piloto automático y le falta lectores, sentido común y huevos.

.

Muchos títulos, muchos autores, la autoedición… ¿Se lee tanto como se publica?

Llorente: Nunca se lee tanto como se publica. Yo siempre estoy leyendo y aún no me he leído todos los libros de mi librería. Lo importante es leer. Lo que sea. Aunque sean sellos de correos. Y que nadie piense que un libro editado es mejor que un libro autoeditado. Yo me autoedité una novela y agoté la edición en tres presentaciones. Compré los libros a dos euros y los vendí a 10. Me pagué cuatro meses de alquiler, algo que todavía no he conseguido con los no autoeditados. En principio no es malo que haya muchos títulos y muchos autores. ¿Qué sería de la literatura sin títulos ni autores? A lo mejor el periodista quiere decir “muchos títulos malos y muchos autores malos”. También hay que ser valiente en las preguntas.

Barea: No, para nada, y más si tenemos en cuenta que existe una cantidad ingente de literatura ahí fuera que nace sin ningún tipo de pretensión o vocación de superventas o éxitos mediáticos, que es lo que lamentablemente le pone a la mayor parte de los lectores.

.

¿Por qué?

Llorente: …

Barea: Desidia, sobrexplotación y sobrecarga.

.

Tanto autor, tanto título, tanta feria de novela negra, tanto club de lectura de novela negra, tanto reseñista/bloguero de novela negra… ¿Hay burbuja?

Llorente: (¿Cuál es la diferencia entre esta pregunta y la  anterior?) Yo quiero que haya muchos autores buenos, muchos grandes títulos, muchas ferias de novela abarrotadas, muchos clubes de lectura que eligen con criterio y muchos blogueros que sepan leer y reseñar. Eso sería una maravilla. No una burbuja. A lo mejor el periodista debería hacer la pregunta de otra manera. Por ejemplo: “Se escribe mal, se publica mucho y solamente leen los mismos a los mismos. ¿No es eso una burbuja?”. Repito que en las preguntas también hay que mojarse.

Barea: Hay más títulos al año de lo que nadie puede soportar.

.

Si sí consideras que hay burbuja: ¿qué quedará cuando explote esa burbuja?

Llorente: Burbujas, no burbujas. Qué más da. La Madre Literatura hace selección natural y se queda siempre con sus hijos más sanos.

Barea: Lo dicho, aunque no sea del todo burbuja: unas cuantas personas que pasarán del mercado y las modas pero a las que probablemente la resaca las deje bastante quemadas.

.

Manuscrito, edición, publicación, presentación, promoción, reseñas, ferias, firmas… Ese es el escenario en que transitamos; ¿qué le sobra y qué le falta?

Llorente: Generalmente le sobra ruido y le falta nuez.

Barea: Le sobra parloteo y una cantidad de libros al año abrumadora que es síntoma de que la única preocupación es la pasta. Le falta capacidad de análisis y síntesis y verdadero interés por la ficción y al mismo tiempo el mundo de hoy, una auténtica ambición por conocer o reflexionar sobre cómo y por qué se escribe en la actualidad.

.

¿Cómo modernizarías, actualizarías, ese escenario? ¿O así como está vale?

Llorente: Dejaría que lo diseñaran los robots.

Barea: Voluntad de arriesgar, de pararse a pensar y de no dejarse estampar la cara día sí día no contra la mesa de novedades.

.

No se suele ver a mucha gente joven en toda la parte cara al público (también en la otra parte) de ese escenario al que aludíamos. ¿Qué no se está haciendo bien?

Llorente: No debemos extrañarnos de que no haya autores muy jóvenes porque el escritor (antes de ponerse a escribir) debe leer y vivir, y para eso hace falta tiempo. Tampoco debemos de extrañarnos de que no haya público muy joven en las ferias porque un escritor no es una estrella de rock y a lo mejor los jóvenes prefieren leer sus libros y no ver su careto. Otra cosa es que los jóvenes no lean. En ese caso hay que ir directamente a por los planes de estudio y tirarlos al fuego.

Barea: La gente joven no lee este tipo de cosas. Ni otras, ya puestos. Leen cuando algo ha sido adaptado a un medio audiovisual o está hecho para ello. Y encima sus compañeros los tacharán de frikis. Las editoriales tampoco los tienen en demasiada consideración. Del otro lado apenas hay gente joven, ya me dirán qué posibilidades tienen si el negocio no cree necesitar jóvenes editando…

.

¿Cómo hay que reclutar a nuevos lectores?

Llorente: Yo leo porque veía a mi padre leer. Mi padre era/es un señor a un libro pegado. En el instituto me hicieron leer El Quijote, La Celestina, El Lazarillo, Don Juan Tenorio, El Libro de Buen Amor, El audaz… O sea, los clásicos. Y a Shakespeare. Y Crimen y castigo. Y Papá Goriot… Ahora eso no existe. Están desmantelando las Humanidades. Pero los escritores no nos quejamos. Preferimos un “me gusta” en Facebook que un edificio de Filosofía y Letras.

Barea: Esto no es la mili, no hay que reclutar a nadie. Ellos deben interesarse y sus padres y las escuelas educarlos para ello, para que sean conscientes de que de otro modo serán vacas-robot.

.

¿Tú qué harías, cómo lo harías?

Llorente: Yo introduciría Latín, Griego, Lengua y literatura españolas, Comentario de Texto y Filosofía como asignaturas obligatorias en los institutos.

Barea: Educando, analizando bien qué son los libros, qué es la literatura, qué es la filosofía, qué es el arte, qué es el cine, qué es la cultura pop, qué es internet, qué son las redes sociales… y qué significan cada una de esas cosas para el ser humano y la sociedad.

.

¿Qué opinas de la promoción, de cómo se promociona a las novelas (y a los autores)?

Llorente: Una vez le dijeron a mi editor que yo debería hablar más con la gente. He ahí la respuesta. Escritor simpático, dicharachero, sonriente, neutral, equilibrado, comedido, antipolémico, siete tuits diarios, fotos en Facebook…

Barea: Que no se puede escapar de ella, y si lo haces no tiene sentido que te apetezca publicar. Y que a los visibles se los promociona bien y a los invisibles no. Es decir: dinero, influencia, adulación…

.

¿Tú cómo lo harías?

Llorente: Para promocionar hace falta dinero y hace falta querer gastarlo. Y si no hay nada de eso, hace falta imaginación y creatividad. Y ser audaz. Y ser valiente. Jugártela.

Barea: Teniendo una mínima inquietud que vaya más allá de nombres archiconocidos, grandes grupos editoriales, nuestra frontera… Odiando la repetitividad y los clones. Cribando. Purgando. Como lector, periodista, persona que organiza ferias o festivales, etcétera.

 .

Presentación tipo: librería, autor y presentador (generalmente amigo), público habitual + amigos/familia/invitados + algún amigo de amigo o amigo de familia o amigo de invitado, loas y alabanzas, ventas y firmas. ¿Te gusta así o tú cómo lo harías?

Llorente: Que se haga en una librería está bien porque eso significa que al menos queda una. Que el autor presente su novela entra dentro de lo normal. La figura del presentador (efectivamente) es innecesaria, pero supongo que a todos los perros les gusta que les rasquen el lomo.

Barea: Lo dejo así. Nadie va a querer nunca que sea de otra forma, y menos si así te aseguras algo de público. Si eres un donnadie, claro.

.

Ferias de novela negra. ¿Qué les sobra y qué les falta?

Llorente: Les sobra escritores que pasaban por aquí. Les falta público.

Barea: Sobra parloteo y promoción, faltan conversaciones reales sobre literatura, narrativa e ideas en las que nos escuchemos verdaderamente los unos a los otros sin importar cómo nos llamemos.

.

¿Cómo deberían ser, tú cómo lo harías?

Llorente: Te voy a contar un secreto: No lo sé. No tengo la fórmula mágica.

Barea: Tematizando (más allá de lo obvio), especializando, abriendo la puerta a puntos de vista académicos, seleccionando, no temiendo a renovar voces de un año a otro, dejando más de lado promociones/presentaciones, remunerando, arriesgando, apostando por la cultura, subvencionando.

.

Premios. ¿Qué les sobra y qué les falta?

Llorente: Les falta dinero. Les sobra pose.

Barea: Les sobra miedo a lo nuevo, a lo que probablemente saben que no venderá tanto como lo ya conocido por todos, y presiones/influencias; les falta riesgo.

.

¿Qué te traerías de lo que en otros países hacen con el género negro, en cuanto a promoción, ferias, premios…?

Llorente: Me traería el dinero que tienen para hacerlo.

Barea: Naturalidad, incluir más voces y distintas, ganas de innovar, de indagar en la literatura de hoy día, en los procesos creativos, en el porqué de todo esto, el propio negocio editorial, y también una cierta desgana hacia la promoción más salvaje (aunque esto lo entiendo, fuera hay más lectores y no es algo tan necesario, supongo) y aprovechar más la presencia de autores con más actividades y temáticas más interesantes y que no se repitan ad nauseam.

.

En este era digital, rodeados de nuevas tecnologías en constante evolución, ¿qué fórmulas se te ocurren para ‘meter’ ahí al género? Dicho de otro modo: ¿cómo hacemos el digitalnoir o noirdigital?

Llorente: Doctores tiene la Iglesia.

Barea: No creo que eso sea nada, no creo que la novela negra cambie si cambia el soporte, pero pasar de papel al mundo digital conlleva que las editoriales se tomen esto en serio, es decir, que el gobierno se tome esto (la cultura) en serio, es decir, que regule de una puta vez el tema de la piratería, por ejemplo.

 

 

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestEmail this to someone

Puede que También te Interese

1 Comentario

  • […] –David Llorente y Manuel Barea: “Falta imaginación y creatividad. Y ser audaz. Y ser valiente”; “Sobra miedo a lo nuevo y presiones/influencias. Falta riesgo”. […]

    Contestar
  • Dejar una respuesta

    Para el correcto funcionamiento de este sitio, es necesario el uso de cookies. Aceptas el uso que hacemos de las cookies? + Info

    Las cookies nos permiten ofrecer nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las cookies.

    Cerrar